Infiel

Entonces lo supe y sentí ese frío
de una hoja de acero que entra en las entrañas;…

Entonces lo supe y sentí ese frío
de una hoja de acero que entra en las entrañas;
me apoyé contra el muro, y en un instante
la conciencia perdí de dónde estaba.
Cayó sobre mi espíritu oscuridad,
en ira y en piedad se anegó el alma.
Pasó la nube de dolor….
y con pena logré balbucear breves palabras…
¡Y entonces comprendí por qué se llora,
y entonces comprendí por qué se mata!
G.A.B.